Cupcakes, tartas, muffins o cake pops son el centro de la denominada pastelería creativa, que combina la pastelería tradicional con la originalidad y creatividad en la decoración.

Desde hace años disfrutamos en cumpleaños, bodas y demás celebraciones, de preciosas tartas y galletas ricamente decoradas y llenas de color. Con figuras, flores y abalorios hasta hace poco inimaginables. Dulces llenos de talento y creatividad. Pero no hay algo que no debemos olvidar: tan importante es el aspecto como el sabor. De nada vale un producto con una decoración espectacular si no está rico y al final nadie se lo come.

La decoración se puede realizar a través de distintos tipos de coberturas: fondant, merengue, buttercream, chocolate,…que se pueden teñir con colorantes alimenticios para dar una mayor vistosidad al producto final y un mayor impacto visual.

Detalle de una tarta de boda de la Tahona Moderna.

Y finalmente se pueden adornar con figuras o láminas de chocolate, figuras de fondant, galletas, fruta fresca, caramelos, o con una capa de chocolate fundido, lo que se denomina drip cake o tarta que gotea, muy de moda en estos momentos.

Tarta infantil de la Tahona Moderna.

Como podemos observar las posibilidades decorativas son muchas pero lo verdaderamente esencial está en el interior, un bizcocho esponjoso acompañado de una buena crema, fina y sabrosa, o de una suave nata, es esencial para que la tarta esté rica y no quede ni una migaja al acabar la fiesta.

En Tahona Moderna somos especialistas en pastelería tradicional y acompañamos nuestros dulces con una cuidada decoración pero sin nunca olvidar lo esencial, el sabor y la calidad de los ingredientes.

Pin It on Pinterest