Estamos de enhorabuena, y como padres primerizos que somos en esto de las franquicias, ¡no podemos parar de contárselo a todo el mundo!

Porque es cierto, a lo largo de estos 30 años ya hemos abierto siete tiendas propias, pero nada es tan especial como contar con la confianza de un emprendedor (emprendedora en este caso) que apueste por nuestra forma de hacer las cosas.

Desarrollamos nuestras franquicias de la misma forma que elaboramos nuestro pan, nuestros pasteles y comida casera: de forma artesanal, con mucho, mucho cariño y con los mejores ingredientes.

Es decir, dedicándole todo el tiempo del mundo y trabajando con las mejores personas, desde la confianza total y la mayor implicación; estando siempre disponibles y cuidando que siempre el resultado sea el mejor posible…

¡Ven a visitarnos y comparte nuestra alegría!

 

Pin It on Pinterest