Nueva York da envidia por muchas cosas. Y aunque es cierto que el Metropolitan Museum y la aventura de encontrar famosos en cada esquina nos quedan muy lejos, la experiencia gastronómica es mucho más accesible.

Después de acercaros al ritual del Brunch con sus indispensables bagels, los artesanos de Tahona traemos a Vigo la última locura pastelera neoyorquina: el cronut.

Creado en Soho en 2013 por el chef Dominique Ansel, este dulce revolucionó a los neoyorquinos, que llevan dos años haciendo enormes colas desde primera hora de la mañana para llevarse uno. Hasta tal punto que se ha desarrollado en la ciudad el mercado negro del cronut, por el que hay personas que llegan a pagar más de hasta 60$ por un cronut y evitarse las colas.

dominique_ansel_cola_cronut

¿Qué tiene el cronut que tanto gusta? En pocas palabras, el cronut es un híbrido entre el donut y el croissant: hecho con masa de croissant, pero redondo como los donuts. Como expertos artesanos, y amantes de la repostería, te relanzamos la pregunta: ¿quién sería capaz de negarse a un cronut?

¿Qué tiene el cronut de Tahona que tanto aseguramos que va a gustar? Para empezar, nuestra famosa masa, la que ha hecho de nuestro croissant el mejor de Vigo. Nuestro cronut hereda la tradición y presume del mismo color, brillo, textura y sabor que el croissant, coronada por el ingrediente estrella: la mantequilla.

Tras darle esa forma tan característica del cronut, seguimos la tradición de Tahona de mantener las recetas lo más naturales posibles. Una vez listos, freímos nuestros cronuts en aceite de girasol. Esta es una de las mayores diferencias con el cronut original; en Nueva York lo fríen en aceite de pepita de uva, un sustituto más barato (pero de peor sabor) que el aceite de oliva.

¿Yas has probado el cronut de Tahona? Pruébalo en sus otras dos variedades: cubierto de chocolate negro o cubierto de chocolate blanco.

Cronuts_tahonaModerna_vigo

Pin It on Pinterest