La planificación de las mesas es uno de los principales quebraderos de cabeza en toda celebración, pero es una gran ventaja a la hora de conseguir una celebración ordenada y para mayor comodidad de nuestros invitados.

Existen tres posibilidades: no asignar asientos y que cada uno se siente donde quiera; asignar a cada invitado un sitio o; asignar a cada invitado un sitio y un asiento. Nosotros recomendamos la segunda opción, ya que permite a nuestros invitados saber donde sentarse pero con libertad para acomodarse como quieran.

Al distribuir las mesas debemos tener en cuenta que la mesa de los anfitriones debe encontrarse siempre en un lugar visible para todos los invitados y debe ser de fácil acceso, para que puedan entrar y salir con comodidad.

También es importante elegir el tipo de mesa que vamos a poner:

  • Mesas redondas: de 8-10 comensales. Es la opción más escogida ya que facilita la conversación e interacción entre los ocupantes. Además nos da la posibilidad de utilizar una decoración abundante ya que el centro de la mesa queda despejado y hay espacio. Por su forma permite añadir o quitar cubiertos sin que se note demasiado.
  • Mesas cuadradas: de 8-12 comensales. También facilitan el diálogo entre sus ocupantes y permite decorarlas con facilidad, pero ocupan más espacio que las redondas y no son tan socorridas a la hora de distribuir a los comensales.
  • Mesas rectangulares: o alargadas de hasta 30 comensales. Tipo imperio, ideales para estilos rústicos o informales, aunque últimamente están muy de moda. Suelen ser estrechas para facilitar la conversación, por lo que no permite una gran decoración en el centro, es mejor optar por una decoración sencilla. En estos casos los anfitriones se sentarán en el centro de la mesa o en la cabecera.
  • Mesas en U o T: recomendable para celebraciones pequeñas, con pocos invitados, ya que permite a los anfitriones desde la cabecera ver e interactuar con todos los invitados. Si optemos por esta opción deberíamos asignar un asiento a cada invitado.
  • Mixta: también podemos mezclar distintos tipos de mesas. Así si, por ejemplo, hay un grupo numeroso que queremos que esté junto, podemos optar por ponerlos en una mesas alargada y al resto de invitados en mesas redondas o cuadradas.

 

Es recomendable, sobre todo en grandes celebraciones, colocar un mapa de distribución de las mesas dentro del recinto, indicando el número o nombre de la mesa. Así los invitados localizarán sin problemas sus sitios y se aligera el momento de entrada al comedor.

Estos consejos se pueden aplicar a cualquier tipo de celebración, familiar o de empresa, así como en bodas, comuniones o bautizos, adaptándolas a las características especiales de cada evento.

La Tahona Moderna de Vigo tenemos una amplia experiencia en catering para eventos y celebraciones especiales. Ven a conocernos y preguntanos todas tus dudas.

Pin It on Pinterest