Uno de los comentarios más frecuentes que recibimos sobre nuestras recetas es la poca sal que utilzamos. Sin llegar a decir que elaboramos platos “bajos en sal” puesto que la materia prima en sí puede contener sal, si es cierto que NO añadimos apenas sal en las recetas, y hay varios motivos por que lo hacemos.

Por un lado, hay que tener en cuenta que cocinamos todos los días para más de 200 personas, cada una con sus gustos particulares y una costumbre distinta a usar más o menos sal. La única forma de amoldarnos al gusto de todos es usando la menor canidad de sal posible, porque sal siempre se puede añadir, nunca restar. 

Por este motivo usamos otras hierbas aromáticas y/o especias para dar sabor a nuestras recetas, así nunca nos pasamos con la sal. Por ejemplo, ¿para qué abusar de la sal en una ensalada cuando puedes hacer un aliño a base de aceite limón y orégano que le de un toque de sabor diferente?

En segundo lugar, son muchos los beneficios para la salud de llevar una dieta moderada en sal. Es conocido el consenso de la Comunidad Médica acerca de la influencia de la sal en el desarrollo de enfermedades coronarias, hipertensión, etc. Además, se vincula directamente con problemas de descalcificación y piedras en el riñón, así como con la retención de líquidos.

Por lo tanto, una dieta variada y baja en sal te ayudará a mantener una buena salud cardiovascular, a mantener una mejor salud ósea y a evitar esos quilos de más que genera la retención de líquidos. No obstante es importante remarcar que aunque en Tahona Moderna cocinamos con poca sal, NO SOMOS COCINA BAJA EN SAL (un jamón asado de calidad siempre va a tener sal), por lo que si tu médico te “quita” la sal nosotros no somos la solución.

Y es por eso que decimos ORGULLOSOS que cocinamos con la menor cantidad de sal posible, porque así, además de adaptarnos al gusto de todos nuestros clientes, te ayudamos a llevar una dieta sana, variada y sobre todo rica, rica.

Pin It on Pinterest